Seis lugares históricos para conocer en estas vacaciones de verano

Tradicionalmente, el mes de enero se presenta como una oportunidad para descansar, desconectar y aprovechar las ventajas que ofrecen los hermosos e históricos destinos turísticos de nuestro país.
Por: Fabricio Arnella
Imagen de noticias

El calor y las medidas de seguridad para evitar contagios de COVID-19, obligan a pensar en destinos que combinen riqueza histórica, con espacios naturales, playas o posadas turísticas.

Te proponemos un repaso por seis de los tantos sitios históricos que pueden ser visitados en estas vacaciones en familia.

Parque Nacional Cerro Corá

Comencemos por el que, tal vez, sea el más imponente destino histórico de nuestro país, el Parque Nacional Cerro Corá. Está ubicado en el novel distrito de Cerro Corá, departamento de Amambay, a 37 kilómetros de Pedro Juan Caballero y a 415 kilómetros de Asunción. Como Parque Nacional fue creado en 1972, con una superficie de más de 12.000 hectáreas.

Imagen de noticias

El Parque Nacional Cerro Corá se encuentra a 494 km de Asunción. Fotografía: Senatur (2018) - www.visitparaguay.travel

Cerro Corá fue escenario de la última batalla de la Guerra de la Triple Alianza, un enfrentamiento desigual entre un poco más de 400 soldados paraguayos, liderados por el Mariscal Francisco Solano López y su hijo de 15 años, contra 4.500 soldados del ejército brasilero, liderados por el General José Antônio Correia da Câmara. El arroyo Aquidabán Nigüí, brazo del caudaloso Río Aquidabán, fue escenario de la inmolación de los últimos soldados del ejército paraguayo en la madrugada del 1 de marzo de 1870.

Rodeado de cerros y surcado por numerosos cauces hídricos, en Parque Nacional Cerro Corá posee un museo sobre la Guerra Guasú, dónde se pueden encontrar restos de armamentos y otros enseres que fueron utilizados durante la contienda. Los guías de parque orientan a los visitantes a través de sus diversos atractivos históricos y naturales como el caminero Sendero de los Héroes, que llega hasta el arroyo Aquidabán Nigüí, o el monumento al Centenario de la Epopeya Nacional, que cuenta con rampas de accesibilidad al plató central.

En la zona conocida como Lorito Picada, se pueden encontrar petroglifos precolombinos grabados en los muros de piedra que se ubican entre los más antiguos de América del Sur. Numerosos memoriales y monumentos bien conservados, con rampas, puentes, camineros y barandas componen los atractivos históricos y naturales de este sitio de memoria y esparcimiento que cuenta con estacionamiento, guías y de acceso gratuito todos los días entre las 8:00 y las 16:00.

Museo Cabildo de Pilar

Al otro extremo de la Región Oriental, en la capital del departamento de Ñeembucú, se encuentra el Museo Cabildo de Pilar, uno de los edificios más importantes de nuestra historia. Construído en el periodo colonial, en 1784, atravesó un proceso de restauración que inició en 1817 y se extendió hasta 1822, durante el gobierno de José Gaspar Rodríguez de Francia. Funcionó como sede del Cabildo hasta la disolución de esta institución, en 1824.

Imagen de noticias

Museo Cabildo de Pilar. Fotografía: Secretaría Nacional de Cultura - www.cultura.gov.py

Durante el gobierno de Carlos Antonio López funcionó como Cuartel General, y luego de la Guerra de la Triple alianza quedó en estado de abandono y fue cedido a privados, hasta que en 1967 vuelve a ser propiedad estatal.

El Museo cuenta con dos plantas. En la planta baja se exhiben principalmente objetos y armas de la Guerra contra la Triple Alianza. En la antesala se encuentran muebles y objetos de personalidades del lugar. El sitio histórico alberga también piezas de arte sacro y otras piezas restauradas de su patrimonio que estuvieron guardadas en un depósito durante años.

La visita al museo es un recorrido fundamental por un intenso periodo de nuestra historia marcado por grandes cambios sociales, políticos y económicos. La orientación de guías facilita el recorrido por el museo que es de acceso libre de martes a sábado entre las 9:00 y las 17:00 y hasta el mediodía los domingos y feriados.

La ciudad de Pilar posee además numerosos atractivos que pueden ser aprovechados, junto a la visita al Museo. La costanera de Pilar, sobre el Río Paraguay, el arroyo Ñeembucú -con varias playas de descanso y pesca deportiva-, posadas turísticas, son algunos de los destinos imprescindibles de la capital del duodécimo departamento.

Fundición de Hierro La Rosada

Otro importante destino turístico de carácter histórico vinculado a la Guerra Guasú, es la Fundición de Hierro La Rosada, conocida originalmente como “Establecimiento de la Fábrica de Fierro en el Arroyo Ybycuí”. Está ubicada a 150 kilómetros de Asunción, en el interior del Parque Nacional Ybycuí, una reserva natural de 5.000 hectáreas con espacios de descanso, senderos por los bosques, arroyos, cascadas y zonas de camping.

Imagen de noticias

El Museo “La Rosada” funciona desde 1975. Fotografía: Senatur (2018) - www.visitparaguay.travel

Su construcción inició en 1850, siendo una de las primeras fábricas en su género en toda América Latina. Allí se produjeron armas de todo tipo, y piezas navales para la flota militar paraguaya. Pero solo se fabricaban armas y piezas de uso militar; se hacían además, aisladores de telégrafos, hélices para barcos, tornillos, clavos, azadas, arados, martillos, grampas, ejes para ruedas, clavos, tornillos, ollas, y un sinfín de objetos vitales para mover la economía del país y consolidar su defensa. Funcionó hasta 1869, año en que fue destruída por el ejército aliado.

El Museo “La Rosada” funciona desde 1975 y exhibe al público piezas de hierro fabricadas en la fundición, así como también los artefactos de metalúrgica de que datan del siglo XIX, tales como un horno, poleas hidráulicas y pozos de enfriamiento. El acceso al Parque tiene un costo de G. 15.000 y el museo puede ser visitado todos los días de 7:00 a 16:00 con el acompañamiento de guías. El sitio histórico y cultural La Rosada fue restaurado y reconstruido parcialmente sobre planos y cimientos originales, y declarado monumento nacional.

Fortín Nanawa

Es uno de los más emblemáticos sitios históricos de la Guerra del Chaco, escenario de dos épicas batallas por el control de un estratégico fortín que el ejército boliviano codiciaba para abrirse paso hacia el norte. Hoy, el Fortín Nanawa forma parte de una red de sitios históricos de la contienda chaqueña, junto al Fortín Mayor Avalos Sánchez (y en sus cercanías el Cementerio Paraguayo), el Fortín Campo Vía, Fortín José Falcón, Fortín Gondra y la Villa Militar Isla Po’i.

El Fortín Nanawa está ubicado dentro del establecimiento ganadero del mismo nombre en el distrito Teniente Irala Fernández, departamento de Presidente Hayes, sobre la ruta PY05, que une Misión San Leonardo con Pedro Juan Caballero, a 25 kilómetros del Cruce Douglas.

La primera batalla de Nanawa se desarrolló en enero de 1933. Fue el primer intento del general Hans Kundt, del ejército boliviano, por capturar el estratégico fortín. El segundo enfrentamiento se libró entre el 4 al 7 de julio de 1933. Fue el ataque frontal más importante llevado a cabo por el ejército boliviano durante toda la guerra. Utilizó masivamente todos los recursos disponibles: artillería, aviación, tanques, morteros y lanzallamas.

Entre el 5 y el 6 de julio, las fuerzas paraguayas dirigidas por el Coronel Luis Irrazábal lograron ganar una de las batallas más importantes de toda la guerra del Chaco. La comprensión de que el primer ataque al fortín Nanawa no sería el único por parte del ejército boliviano, llevó al jefe militar Irrazábal a reforzar las defensas del lugar, lo que fue clave para la victoria en Nanawa.

El museo a cielo abierto está compuesto por numerosas trincheras, monumentos, un tanque boliviano, la comandancia y un museo en búnker. El acceso al fortín es gratuito y cuenta con baños y estacionamiento. Irala Fernández es uno de los distritos más completos y ricos del Chaco en cuanto a su naturaleza.

El complejo acuífero de las Lagunas Saladas, ubicado aproximadamente a 50 kilómetros del centro urbano local, es un refugio natural de aves. Entre julio y setiembre, suelen desembarcar en sus aguas los flamencos rosados australes que migran desde Bolivia para continuar su trayectoria hasta Chile. Así también, la laguna Campo María, que forma parte de los humedales formados por el riacho Yacaré Sur, se encuentra aproximadamente a 55 kilómetros del conurbano de Teniente Irala Fernández. El ecosistema es uno de los más ricos del Chaco central, donde junto con otras lagunas formadas por estos humedales del mencionado riacho como Campo Esperanza, Laguna Capitán, Chaco Lodge, Laguna Yacaré y otros logran abarcar una extensa área de casi 4.000 de las 13.000 hectáreas del distrito.

Misión Jesuítica de San Cosme y Damián

Ninguna propuesta de turismo histórico está completa sin alguna de las misiones jesuíticas de nuestro país. En este caso, te proponemos conocer la de San Cosme y Damián. Fundada en 1632 por el Padre Adriano Formoso, se destaca por su Colegio, el único en pie entre las 30 reducciones que se conservan en América del Sur.

Imagen de noticias

Antiguo reloj de sol ubicado en el observatorio astronómico de San Cosme y Damián. Fotografía: Senatur (2018) - www.visitparaguay.travel

Esta misión fue un observatorio astronómico muy avanzado para la época colonial sudamericana, gracias a los trabajos del Padre Jesuita Buenaventura Suárez, que además era científico y hoy es considerado el pionero de la astronomía paraguaya. Con su llegada a la misión, se ordenó la construcción de un telescopio rústico y un reloj de sol que aún se conserva en el patio del predio. La Iglesia de la reducción fue dañada en 1899 debido a un incendio y se restauró en 1977.

La única reducción de dos pisos en el país se encuentra frente a la plaza de San Cosme y Damián, y es una de las más completas, con una Iglesia completamente funcional, galerías y el Observatorio Astronómico que está en una manzana contigua y al cual los visitantes pueden acceder con acompañamiento de guías locales. Las visitas se desarrollan de 7:00 a 19:00 todos los días, incluídos los feriados.

La misión cuenta con rampas de accesibilidad, baños, estacionamiento y guías que acompañan la experiencia de recorrer una de las principales misiones de sudamérica, en una ciudad que además cuenta con preciosos atractivos como las dunas y varias propuestas de posadas turísticas y playas.

Monumento de la Batalla de Tacuary

Nos quedamos en el sur de la Región Oriental para conocer el sitio turístico que homenajea a los combatientes de la última batalla previa a la independencia nacional, la Batalla de Tacuary.

El 19 de enero de 1811, en las cercanías de Paraguarí, se desarrolló la Batalla de Cerro Porteño, entre las fuerzas enviadas por la Primera Junta de Gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata, al mando del Coronel Manuel Belgrano, y las fuerzas de la Provincia del Paraguay, leales al entonces gobernador español, Bernardo de Velasco.

El resultado fue una victoria paraguaya, lo que forzó el repliegue de las fuerzas de Manuel Belgrano hasta el Arroyo Tacuary, en el sur del país. El 9 de marzo de ese año, las tropas paraguayas dirigidas por Manuel Atanasio Cabañas y Manuel Gamarra, tomaron por sorpresa al ejército de la Junta de Buenos Aires, logrando la retirada definitiva de los mismos hacia territorio argentino. Ambas batallas, la de Cerro Porteño y Tacuary, son citadas frecuentemente como antecedentes inmediatos de la gesta independentista, que se produciría pocas semanas después del último enfrentamiento con Buenos Aires.

El monumento, ubicado en el distrito de Carmen del Paraná, departamento de Itapúa, fue inaugurado en 2012 y se habilitó el sector como Parque Municipal de la Batalla de Tacuary. El Arroyo Tacuary le dio el nombre al lugar de batalla, pero la geografía del lugar varió, debido a la suba del nivel del Río Paraná por la cota del Embalse de la Represa Yacyretá.

El sitio histórico homenajea a Manuel Atanasio Cabañas, líder de las tropas paraguayas y a Manuel Belgrano, líder de las tropas de la Junta de Buenos Aires. Además se recuerda al niño Pedro Ríos "el tamborcito de Tacuari" y los bustos de los oficiales paraguayos que luego se convirtieron en nuestros próceres, como Fulgencio Yegros, Pedro Juan Caballero, Vicente Ignacio Iturbe entre otros.

Carmen del Paraná está ubicado a 330 kilómetros de Asunción y 35 de Encarnación. Cuenta con tres playas: Pirayú, Ybycuí y Tacuary, siendo esta última la más frecuentada por los turistas. Uno de los paisajes más hermosos del Paraná sin dudas se consigue en este punto, puesto que al mirar al horizonte el río y el cielo se conjugan casi en un mismo color, y por la escasez de tierra en un sector se asemeja a mirar el mar. El Museo Ferroviario de Carmen del Paraná, la Avenida Costanera de 8 kilómetros, y numerosas posadas turísticas, hacen de la sureña localidad un privilegiado destino histórico y natural.

Imagen de noticias

Playa Tacuary en Carmen del Paraná. Fotografía: Municipalidad de Carmen del Paraná en Facebook.

Tags:

Comments

You must be logged in to write a comment.


Loading Comments ...